Articulación Regional Feminista

 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   

 
 

 
 
 
 

¿Quién defiende a las defensoras? 

Por: Adriana Benjumea Ru?a. Humanas Colombia.

La expansión del Clan del Golfo, las nuevas amenazas de las A?guilas Negras, el aumento de las disidencias de las FARC, el reforzamiento de las BACRIM, la usurpacio?n de marca criminal, son algunos de los titulares que “amenizan” las conversaciones de defensoras y defensores por estos di?as en el pai?s. Un panorama difi?cil en lo nacional y territorial que impacta de forma distinta la labor social, poli?tica, comunitaria y activista de mujeres defensoras que cada vez aumentan ma?s su visibilidad por la potencia de su accio?n.

Los avances legislativos no han sido suficientes para prevenir el asesinato de li?deres y lideresas que ya sobrepasan los 300 en los dos an?os de firma del acuerdo de paz en Colombia entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. Segu?n informes de la Defensori?a del Pueblo presentados en marzo del presente an?o, en promedio, cada 19 di?as es asesinada una defensora de derechos humanos en Colombia. Segu?n el u?ltimo boleti?n de la Corporacio?n Sisma Mujer de septiembre de 2018, el incremento porcentual de los asesinatos a lideresas y defensoras de derechos humanos en los u?ltimos an?os fue del 133,3%, de 2016 a 2017, y 14,3%, de 2017 a 2018. De 2016 a 2018 el incremento total fue del 166,7% *.

La seguridad y la proteccio?n de las lideresas no se ha materializado en disen?os efectivos de poli?ticas pu?blicas, programas y estrategias aplicables, que puedan responder de manera acertada a los riesgos y eviten que las lideresas sean asesinadas. El Acuerdo Final para la Terminacio?n del Conflicto y la Construccio?n de una Paz Estable y Duradera pretendi?a armonizar la legislacio?n existe para proteger la vida de li?deres, lideresas y defensores y defensoras de derechos humanos, pero en la pra?ctica, despue?s de la firma, el riesgo para las mujeres que defienden a otros y otras, no ha disminuido, por el contrario, ha aumentado de forma exponencial.

La produccio?n normativa, que por dema?s carece de aplicabilidad y efectividad, no se ha hecho esperar. El Decreto 4912 de 2011**,que en su arti?culo 50 referi?a la obligacio?n de desarrollar un enfoque diferencial de ge?nero en materia de prevencio?n y proteccio?n a la vida, la libertad, la integridad y la seguridad; y la Resolucio?n 0805 de 2012, en la que se contemplo? un Protocolo Especi?fico con Enfoque de Ge?nero y de los Derechos de las Mujeres, no han sido persuasores efectivos para evitar a las defensoras amenazas y muertes. La norma no ha cumplido la labor de eliminar los riesgos para aquellas que defienden la vida y el derecho a la accio?n poli?tica y social. La norma no ha sido suficiente, menos, si no cuenta con los recursos humanos, te?cnicos, econo?micos y poli?ticos para su aplicacio?n.

En li?nea con lo anterior, el 10 de agosto de 2016, previo a la firma del acuerdo de paz, se expidio? el Decreto 1314 que creo? la Comisio?n Intersectorial de Garanti?as para las Mujeres Lideresas y Defensoras de Derechos Humanos, con el objetivo de coordinar y orientar la formulacio?n, implementacio?n y seguimiento del Programa Integral de Garanti?as. El decreto, que se expidio? gracias al trabajo de defensoras y organizaciones comprometidas con el tema, fue lei?do como la expresio?n de un compromiso institucional, aunque, a la fecha, la voluntad del Estado no ha llegado hasta adoptar medidas contundentes que persuadan a los distintos grupos armados de poner en el ojo de su can?o?n a los y las defensoras.

La labor de las mujeres ejerciendo liderazgos visibles en Colombia ha ido de la mano de las luchas por la injusticia, la reclamacio?n de las tierras, la bu?squeda de las personas desaparecidas o la paz. Hoy sus luchas se perciben como peligrosas para quienes el accionar social y poli?tico hace tambalear las opresiones. Hoy, lideresas trans, representantes de pueblos y comunidades e?tnicas, mujeres que luchan por los acuerdos humanitarios, aquellas que exigen justicia para las vi?ctimas de Estado o las que han apoyado partidos poli?ticos con opciones de izquierda social, han sido amenazadas o han perdido la vida en un contexto en el que la esperanza de la implementacio?n de la paz las llevo? a creer que era posible disentir sin morir.

Los retos que enfrenta el nuevo gobierno, posesionado el 7 de agosto de 2018 en Colombia, son enormes en materia de proteccio?n a las lideresas. Segu?n se ha conocido, sus acciones pretendera?n dar aplicabilidad al contenido del Programa Integral de Garanti?as para las Mujeres Lideresas y Defensoras de DDHH, incorporando los enfoques de ge?nero, diferencial y territorial. Lo que pasa hoy con defensoras y defensores en Colombia es una crisis humanitaria, por lo que el Gobierno esta? en la mira de la comunidad internacional. Hoy, ma?s que nunca, esta? obligado a atender a las mujeres en riesgo, no so?lo a trave?s de la adopcio?n de medidas materiales (medios de comunicacio?n, celulares, esquemas de seguridad, chalecos), sino tambie?n a trave?s de medidas complementarias que tambie?n esta?n contempladas en la ley y que es donde mayor de?ficit se presenta (atencio?n en salud, generacio?n de ingresos, educacio?n).

La situacio?n sigue demostrando que es menester crear condiciones de seguridad para el desarrollo de la labor de liderazgo y de defensa de los derechos humanos, reconociendo que las mujeres lideresas y defensoras enfrentan graves y diferenciados riesgos, no so?lo como consecuencia de su labor, en especial en el marco del conflicto armado, sino tambie?n por las implicaciones de ser mujeres en una sociedad patriarcal, que continu?a discriminando y violenta?ndolas por el hecho de serlo. Estos factores, que han generado el reconocimiento de las mujeres como sujetas de especial proteccio?n, requieren el constante reconocimiento y las garanti?as para el goce efectivo de derechos. Deben ser imperativos e?ticos, poli?ticos y juri?dicos que el Gobierno esta? llamado a garantizar.

*Corporacio?n Sisma Mujer: Ana?lisis comparativo de los asesinatos a li?deres, lideresas y defensoras/es de DDHH en Colombia. U?ltima revisio?n: 5 de septiembre de 2018.

**Decreto “Por el cual se organiza el Programa Prevencio?n y Proteccio?n de los derechos a la vida, la libertad, la integridad y la seguridad de personas, grupos y comunidades del Ministerio del Interior y de la Unidad Nacional de Proteccio?n”. El Decreto tambie?n crea el Comite? de Evaluacio?n de Riesgo y Recomendacio?n de Medidas –CER- REM- para Mujeres y se designa la participacio?n de cuatro delegadas de organizaciones de mujeres al espacio en el que se evalu?a el riesgo y se recomiendan las medidas a favor de las mujeres lideresas y defensoras de derechos humanos desde un enfoque de ge?nero, y en el que participan instituciones, organizaciones internacionales y representantes de las organizaciones de mujeres para garantizar el enfoque respectivo.

Enlaces

 
     
   

Volver
 
 
Administración Web - PACKGLOBAL