País Argentina
   
Escala
   
Corte Otros Tribunales
   
Otros Tribunales Cámara Segunda en lo Criminal - Formosa
   
Fecha 18/03/2013
   
Caso Aldo Omar Canepa s/ Homicidio y Lesiones en concurso real
   
Temas Violencia Contra las Mujeres
   
Descriptores Violencia contra la mujer - Legítima defensa - Exceso en la legítima defensa - Femicidio - Homicidio
   
Derechos CEDAW a una vida libre de violencia
   
Sumario En esta sentencia la Cámara Segunda en lo Criminal de Formosa resuelve condenar a Aldo Omar Canepa por el delito de homicidio y absolverlo del delito de lesiones, cometidas contra su ex-pareja, a Angélica Noemí Leiva. Los hechos tuvieron lugar cuando la mujer fue a retirar del domicilio de su ex-pareja los muebles y enseres que le pertenecían y había quedado en el domicilio de él. Cuando no logró sacar todas las cosas cosas en el primer viaje, dado que estaba excedida la capacidad del vehículo en el que iba a trasladar sus pertenencia y le dijo a Canepa que volvería en otra oportunidad a buscar el resto de sus pertenencias. Éste le respondió que ya debía llevarse todas las cosas ya que había decidido no volver a la casa, y continuó sacándole las cosas de Noemí a la vereda, lo que motivó el enojo de ésta quien lo siguió al acusado hasta adentro de la casa y le recriminaba tal conducta, y le pegó varios golpes de puño en la espalda y en el pecho sin que Cánepa reaccionara, siendo tal situación presenciada por la hija de ambos Y. C. de catorce años de edad, quien con gritos le dijo a la madre que quería que se fuera, y ésta reaccionó dándole un cachetazo en la cara sobre el ojo derecho y a consecuencia del golpe la menor cayó al piso, lo que provocó la reacción de Cánepa quien empujó a Noemí para que se fuera, produciéndose un forcejeo en la pareja. Noemí tomó de la mesada un cuchillo e intentó agredir con el arma al acusado, quien en el forcejeo logró sacarle el cuchillo con el que le aplicó un puntazo a la altura del cuello, y luego otro en la espalda. Como producto de éstas lesiones Noemí muere. Una testigo que estaba en la casa ayudando a Noemí a llevar sus cosas dijo que luego de haberla matado Canepa le dijo: "la mate, le dije si no era mía no iba a ser de nadie". La defensa no negó haberla matado, sino que argumentó que lo realizó en legítima defensa. La Cámara resuelve por mayoría condenar a Canepa a la pena de 8 años de prisión por el delito de homicidio simple, y no hacer lugar al plateo defensista, toda vez que nada ameritaba esa conducta ilícita y la reacción injustificada de poner fin a la vida de su ex-pareja. Respecto de las lesiones, las magistradas sostienen que no es posible dictar condena ya que la fiscalía pidió la absolución respecto de ese delito. Otra es la postura del juez Ricardo Fabián Rojas, quien interpretó, al igual que el Fiscal, que se trato de un homicidio cometido con exceso en la legítima defensa. Y que, por tanto, le cabría la pena de 3 años de prisión en suspenso. El voto mayoritario, por el contrario, sostuvo que se trató de un típico caso de violencia de género.

"Pero voy a insistir aquí en señalar que ni la supuesta infidelidad ni la conducta moral de la víctima es motivo de juzgamiento en este proceso. Creo que el que nos ocupa es uno de los típicos casos que enmarca perfectamente en la tan mentada violencia de género. Y digo esto, porque no son menos los casos en los que en medio de un proceso judicial se conoce de infidelidades del hombre hacia la mujer, donde ésta no sólo aparece la mayor de las veces traicionada en la pareja sino que además es objeto de maltrato psicológico y físico por su pareja, pese a mostrarse dedicada a él y a sus hijos. Sin embargo, a nadie se le ocurre pensar que por esa circunstancia ésa mujer quede habilitada a quitarle la vida. Es que es innegable que culturalmente en la sociedad que vivimos ésa situación aparece como tácita y pacíficamente aceptada por la propia mujer y el entorno social. Y precisamente por ése alto contenido machista que impregna el sentimiento social, es que creo que el aquí enjuiciado Aldo Omar Cánepa no pudo soportar la infidelidad y el abandono por parte su mujer. Es indudable, a mi juicio, que eso lo torno agresivo y ante la impotencia y no aceptación de la situación que atravesaba obró delictuosamente al matarla. Por eso después de su acometimiento fatal contra la víctima afirmó que si no era de él, no sería de nadie y que de él,  ni de su familia nadie se burlaba." 

   
Patrocinante Sin Información
   
Sentencia Ampliar

  Volver    
 
     
 
Administración Web - PACKGLOBAL